Piezas en fibra de vidrio y arcilla. 44x44x7 cms. 1999.

 

Privado es el sucinto nombre que Cecilia le otorga a ese desbocar instintivo de los deseos más primarios, mediante figuraciones perverso-poliformas que de manera deliberada confunden lo excrementicio y lo fecundante. Lo anal, lo oral, lo genital (esa triología freudiana), en transiciones fluctuantes e irresueltas. Relieves mórbidos cuya desconcertante blancura exalta la suciedad deliberada de sus insinuaciones viscosas y orgánicas.