Acción-instalación en el espacio público.
Plaza de Armas (hoy Plaza Mayor). Lima, Perú. 2000.
Video Chismemóvil, Valparaiso, Chile, 2002.
Centro de Arte Ego-AECI, Perú, 2004-2002.

Texto:

(RE)CORRE, VE Y DIME: De lo Privado a lo Público / Cecilia Noriega-Bozovich

(RE)CORRE, VE Y DIME: De lo Privado a lo Público
CHISMEMOVIL

El proyecto:“(Re) Corre, Ve y Dime : De lo Privado a lo Público” Se ejecutó como parte de una propuesta mayor que vengo trabajando desde hace un tiempo : “Tout est Fétichiste/Tout est Politique”, (así en francés y mal escrito) en el que trato de demostrar que en nuestra cultura todo es susceptible de ser fetichizado, tanto como de ser politizado (esto último ya totalmente probado). Hasta ahora, aquello que he presentado en instalaciones y en el espacio público con respecto al fetichismo es la instalación “Mamita, ¿Por qué no tengo lo que tiene mi hermanito? Ay hijita, con lo que tú tienes puedes conseguir miles de lo que él tiene” (1999); la primera instalación de “El Sillón Presidencial THE ORIGINAL (2000); la instalación de “No hay ser más Infeliz bajo este Cielo que un Fetichista Persiguiendo un Botín y que Tenga que Contentarse con la Mujer Entera” (2000); las dos intervenciones en el espacio público (Matrimonios Comunitarios) “El Carro de la Novia y los Objetos que Arrastra” (2000) y el Tríptico de Performances “Todos Somos Presidenciables” (2000-2001).
En esta me ocupé del proyecto del Jeep camuflado-CHISMEMOVIL- tomando como elemento una vez más al vehículo como objeto fetiche personal /universal, en tanto representación de poder, del cual me apropio y lo camuflo en colores rosas (inofensivos) pero que a su vez lleva una arma letal que sacraliza socialmente o que lleva a una muerte cultural: el Chisme.
“(Re) Corre, Ve y Dime : De lo Privado a lo Público” consta de dos etapas: la primera que está realizada usando como soporte el Net Art y la intervención en el espacio público del CHISMEMOVIL y la segunda etapa de la realización de un Taller /Seminario Interdisciplinario.

PRIMERA ETAPA

a.Net Art
La primera fase se implementó con la colocación de 400 Posters (afiches) en Distritos de Lima, escogidos arbitrariamente, con la convocatoria a que me enviasen chismes virtuales a la dirección: chismemovil@arribaperu.com. Los chismes y reacciones recogidos de esta intervención en el ciberespacio eventualmente serán motivo de una muestra y estudio sistematizado interdisciplinario para el Taller / Seminario en proyecto.

b.CHISMEMOVIL
creado en el interior del Jeep que fue registrada en vídeo durante la conversación que sostuvimos dentro del CHISMEMOVIL.
Coloqué un paradero en el Pasaje Santa Rosa frente a la Plaza Mayor, desde donde recogí a mi invitado (líder en imagen pública) para conversar (chismear). Entre turno y turno recogí a la gente común y corriente que estuvo esperando en el mismo paradero.
La conversación fue dirigida para charlar sobre tres temas: Arte, Dinero y Amor, temas relacionados con el fetichismo en tanto representaciones del poder. En el recorrido, pasamos delante de las sedes de la Bienal, con la intención de asociar un evento con el otro y así ampliar el sentido de la participación en la misma. Sin embargo, en la repetición exhaustiva de esta itinerancia y en la exacerbación de la imagen de los lugares, llamados importantes, por donde transité (Palacio de Gobierno, Municipalidad Metropolitana de Lima, sedes de la Bienal) intenté que ambas cosas se descarguen de su contenido y de su sentido para llegar a ser objeto vacíos, objetos puros. El Jeep, CHISMEMOVIL, como objeto artístico (objeto fetiche) pretendió sin embargo ser el nexo entre lo subjetivo y lo objetivo para que irónicamente hable de un supuesto valor estético de poder del fetiche en un intento de ser transcedentales
El marco conceptual con el que trabajé incluyó la temática de género, el camuflaje, lo privado y lo público y el poder de la palabra como posible transgresora del tiempo y del
espacio a través del chisme.
La perspectiva de género se refirió al conjunto de relaciones, atributos y creencias que definen qué es ser hombre o ser mujer en una sociedad; y las relaciones de género entendidas como desiguales en el grado de poder que se asigna a mujeres y hombres.
También me parece relevante mencionar que he analizado las expresiones de las relaciones de género en nuestra sociedad limeña y cómo se reflejan en las leyes, las políticas y las prácticas sociales al igual que en las auto identidades, actitudes y comportamientos de los individuos.
Y en relación al camuflaje,(Jeep de la Segunda Guerra Mundial en colores rosas) la pregunta sobre qué es aquello que pretendo decir, esconder, es inevitable frente al tipo
de camuflaje y colores tan llamativos. Es evidente que no me estaba mimetizando con el entorno.
A un nivel, el color rosa, fetiche por excelencia de lo femenino, camufla a la verdadera mujer con el color paradigma de la “mujer esperada”, la que cumple con las normas y reglas establecidas: “la mujer rosada”. El color me protegió (protegió a la transgresora) de ser “mal vista”, me hizo invisible. Por otro lado, intenté desmitificar modelos con trampas de ironía y humor para contrastar realidades. Camuflé mi trasgresión de lo privado a lo público, de lo políticamente correcto, violando cheerfully las normas establecidas así como dogmas revelándolos como absurdos.
La palabra, también, ya ha demostrado su poder de (des)hacer vidas y milagros, cultura o sociedad. Agregar o quitar una palabra, a un relato de los hechos, transforma la realidad, puede causar la muerte cultural del sujeto del relato o su sacralización social.
La palabra transformadora de la realidad es utilizada políticamente muchas veces como arma, y otras como arte.
El chisme, espacio cultural de las mujeres (muchas veces visitado por los hombres) es un ámbito de confesiones y denuncias, de transgresión del tiempo y del espacio, de recorrido de lo privado a lo público, camuflado en charlas en la peluquería, en el mercado, en un café, en gimnasios, en la fila para entrar al cine, y ahora además por Email, y por qué no, en el CHISMEMOVIL.

(Las dos partes de esta primera etapa del proyecto se realizó en Lima, Perú, entre septiembre y octubre de 2000.)

SEGUNDA ETAPA (Por realizarse)

Taller /Seminario Interdisciplinario
Para este proyecto de Taller /Seminario en torno al CHISMEMOVIL, tomaré como punto de partida la experiencia previa de la intervención en el espacio público “(Re)Corre, Ve y Dile: de lo Privado a lo Público” y la documentación del Net Art chismemovil@arribaperu.com. Someteré a discusión aquellas reacciones y respuestas que suscitó en la colectividad al ponerse en contacto con el chisme como parte de nuestra idiosincrasia cultural y como parte constitutiva del ser humano. Propondré temas como la reivindicación del chisme como catarsis, identificación de género y como transmisor de la cultura. También abordaré el tema del nuevo espacio anónimo (camuflado),utilizado para la generación de los chismes: el ciberespacio. Intentaré tratar el tema del objeto fetiche (CHISMEMOVIL) como elemento de protección contra el chisme y como una posibilidad de redescubrir un valor estético e irónico del poder del fetiche en un intento de ser trascedentales.
El modo de abordar plásticamente estos temas será a través de la articulación de una propuesta estética desde diversos lenguajes y soportes, proponiendo una muestra con el CHISMEMOVIL dentro de un espacio cerrado, museístico, a fin de darle irónicamente el reconocimiento como obra de arte, en el lugar “correcto”. Será como garantizarle institucionalmente que en su desplazamiento entre la gente común y corriente, fuera de lo que es un público ilustrado visitante habitual de galerías y museos, el CHISMEMOVIL está ya cargado de un significado, de un sobre valor, que es ya un objeto de deseo, un objeto de arte: un fetiche. Los videos y fotografías de la itinerancia del mismo, así como las respuestas de los e-mails enviados a modo de documentos Desde el lado sistemático, pretenderé abordar los temas antes descritos a través de conferencias o mesas redondas con profesionales interdisciplinarios: antropólogos,
sociólogos, psicólogos, lingüistas y artistas y teóricos del arte. Cabe la posibilidad de hacer una acción previa a la sacralización museística, a modo de show cinematográfico, con todo el glamour Hollywoodense y la convocatoria a la prensa, a fin de cerrar el círculo de la simulación y camuflaje del cual el sector del arte y su mercado se nutren. The Show Must Go On!

Cecilia Noriega-Bozovich
CECILIA
Madrid, Enero de 2002

 

[collapse]

Video: